Tukan Photography | Un largo camino para conocer las esquinas de un país.
Somos un grupo de fotógrafos viajeros que busca experiencias interesantes, divertidas e inolvidables. Los talleres están diseñados para que aprenda a crear fotografías aplicando las técnicas y los conceptos apropiadamente,
15664
post-template-default,single,single-post,postid-15664,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,columns-3,qode-theme-ver-16.9,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,qode_header_in_grid,wpb-js-composer js-comp-ver-5.5.5,vc_responsive
 

Un largo camino para conocer las esquinas de un país.

Desde hace 6 años vivo en un sistema completamente diferente, en el socialismo. El cual me ha enseñado que las prioridades son distintas en la vida, que para vivir no se necesita de mucho y que la austeridad es una sana y buena manera para evolucionar como persona. Y por esas enseñanzas quise conocer una Cuba mas profunda, más de lo que me ofrece La Habana, ciudad bella, llena de contrastes, texturas, colores….

Y por esas enseñanzas quise conocer una Cuba mas profunda, más de lo que me ofrece La Habana, ciudad bella, llena de contrastes, texturas, colores….

Y desde 2013 comencé a viajar en tren para conocer a su gente, esos lugares escondidos, sin afanes, sin prisas y poder entender un poco más de este sistema.
Cuba fue el primer país en tener tren desde la época de la colonia en America Latina. Es una fascinación que tiene poder cruzar una isla que en su distancia de oriente a occidente es mas de 1. 500 km de distancia. Para muchos cubanos el tren es la única manera de trasladarse de un lugar a otro.

La línea mas larga, es la central que va desde La Habana a Guantanamo, 1000 kms de distancia. El ticket para cada cubano cuesta $1.20 dólares. Se puede demorar, si todo sale bien alrededor 24 horas.

A mitad de camino llegamos a Camaguey, es ahí cuando hay oportunidad de estirar las piernas. Esa parada dura dependiendo de cómo esté la máquina y la tripulación. Por suerte duró solo 3 horas, esperando dentro del tren. Mientras los demás se bajaban con sus maletas, en cajas, bolsos o donde pudieran guardar sus pertenencias.

Pero también hay trenes de cortas distancias. Cada provincia tiene sus propias rutas, van de pueblo en pueblo para que los cubanos del campo puedan trasladarse de un lugar a otro. Este cubano tan solo lleva flores para regalar, en la ruta Santiago de Cuba a Bayamo, 2 horas de recorrido.

Pero este viaje no termina aquí, seguiré buscando mas rutas, seguir conociendo ese campo cubano que esta suspendido en el tiempo.

Sin Comentarios

Publicar un comentario